TOP

Viaja cuidando casas: el house sitting

En los últimos años se han popularizado mucho las páginas webs dedicadas a encontrar cuidador para las mascotas. Te registras, pones tus datos y tu descripción y te dedicas a cuidar las mascotas de otros, bien en tu casa, bien en la casa de los dueños. Ahora imagina lo mismo, pero cuidando de toda la casa en general. Eso es el house sitting. Y puede ser una gran excusa para viajar por todo el mundo.

¿En qué consiste?

Consiste en cuidar las casas de esas personas que se marchan de viaje, sea de vacaciones o por motivos laborales. Una casa puede tener muchos cuidados, incluso cuando no viven mascotas en ella. Hay que limpiar el polvo, regar las plantas, mantener la piscina… Un trabajo que se vuelve mucho más atractivo si estamos pensando en viajar a alguna parte pero no tenemos tanto dinero como para alojarnos en un hotel.

Así surge este intercambio. Imagina que quieres viajar a Irlanda, pero los precios del alquiler de un apartamento o de un hotel están por las nubes. A través de una página de house sitting contactamos con el dueño de una casa que requiere cuidados. Nosotros nos encargamos de cuidar la casa, el dueño se marcha de viaje tranquilamente y, a la vez, nosotros disfrutamos de nuestro viaje.

¿Me pagan por hacer house sitting?

Por lo general, no. Los dueños te ceden su casa, que de por sí es una gran responsabilidad. El house sitting se ve a grandes rasgos como algo completamente voluntario. Tú te ofreces como voluntario para cuidar de la casa, el jardín, la piscina, los perros; pero a cambio disfrutas de todo ello. Disfrutas de la casa como si fuera tuya y te ahorras un gasto importante de tu viaje.

El house sitting está enfocado precisamente a personas que quieren viajar por el mundo. Los “canguros” disfrutan de toda la comodidad de un hogar en la otra punta del planeta. Pero hay que cuidar de la casa y dejarla en perfectas condiciones. No obstante, el dueño puede decidir si quiere darte algún tipo de propina.

Si quieres viajar de una forma distinta, te lo recomendamos

Está claro que el house sitting no es para todas las personas. No todos están dispuestos a limpiar la casa de otro en sus vacaciones. Pero sí nos parece una experiencia que debes probar si eres aventurero.

Hay diferentes páginas de house sitting muy interesantes, como MindMyHouse o TrustedHousesitters. En la mayoría tienes que pagar una cuota anual no muy excesiva, oscilando entre 20 y 100 dólares al año. Esto es una medida de seguridad, para que nadie se cargue la casa de nadie. Si te interesa o ya lo has probado, ¡cuéntanos!

Un viaje de mil leguas comienza con el primer paso.

Post a Comment