TOP

Estambul, el retoño de Constantinopla

A mi parecer no hay sitio en el planeta, donde se perciba en sus calles, rincones, plazas, vecindarios, mercados, tanta emanación histórica y cultural, un lugar con excelsa dosis de convergencia única.

Esta urbe sí que ha experimentado considerables cambios  a lo largo de su historia, muchos la reconocen por el nombre de la antigua Bizancio otros por el de  Constantinopla.

Actualmente es el centro de mayor población en toda Turquía, además de casi ser la única entidad en acumular la información histórica y cultural del país.

Cuantos imperios no levantaron sus fortalezas y residencias magistrales en esta metrópoli, cuanta historia almacenada, como si fuera una extensa banda de Möbius, que parece no tener fin. La herencia genética que guarda en sus redes de calles y recintos es del todo asombrosa, ciertamente es el retoño del gran árbol de la cultura turca.

Atractivos de la megalópolis

El hecho de que hayan convergido tantos imperios en una porción de un país es uno de los platos principales a digerir, durante su viaje por esta ciudad. Realmente fueron 3 imperios los que establecieron esta antigua urbe: el imperio Romano, Bizantino y Otomano, para recaer en el periodo actual de gobierno nacional.

Básicamente viajar a esta ciudad es someterse a viaje en el tiempo, se palpa el velo de la historia. Deleitarse con la antigua Constantinopla, con los vestigios de su historia y, especialmente por sus paisajes naturales, le proporcionara el placer que tanto ha estado buscando.

Geográficamente la ciudad también resulta en un magnífico espectáculo, es una ciudad que se encuentra entre el Mar de Mármara y el Mar Negro; entre Europa y Asia, y por supuesto agregando el paralelismo entre el mundo antiguo y el moderno, con su particular distribución religiosa.

¿Qué lugares visitar?

Pues, realmente es una lista muy extensa de sitios que recorrer, la historia y cultura impregna casi cualquier espacio metropolitano por muy pequeño que sea.

Sin embargo, aquí se piensa en describirle aquellos sitios que le dejaran sin aliento y le proporcionaran experiencias extrasensoriales únicas e invaluables.

Entre los que podemos destacar

Santa Sofía

Una de las edificaciones más asombrosas en del mundo antiguo que aún siguen en pie en la era moderna, es una basílica patriarcal ortodoxa, que luego fue convertida en mezquita y que actualmente desempeña funciones de museo.

Este centro es uno de los principales vestigios de los turbulentos cambios a lo largo de la historia de esta megalópolis. En un principio fue un capricho del emperador del imperio bizantino, para realzar su grandeza, a raíz de las tensiones bélicas, pasó a convertirse  en una mezquita.

De su arquitectura lo más resaltante el remate de cúpula que presenta, que es considerado como el epítome del arte bizantino.

Además en su interior se dispone de una valiosa mezcla religiosa, de extremos opuestos del espectro religioso: cristianismo e islam.

La Mezquita Azul

También conocida como la mezquita del Sultán Ahmed, es una de las grandes mezquitas de Estambul, obra y arte de Sedefkar Mehmet Aga, discípulo de Sinan, gran arquitecto otomano.

Particularmente ubicada al frente de la iglesia de Santa Sofía, se separan por un jardín. Esto es producto de las catástrofes que originaron las guerras que mantuvo el imperio otomano. Entonces, el sultán Ahmed I decide construir una grandiosa mezquita para calmar la cólera de Alá. Qué mejor manera que ubicarla en frente de Santa Sofía, revistiéndola del todo el simbolismo necesario.

La arquitectura de este recinto es el resultado del desarrollo total de 2 siglos de evolución de la iglesia bizantina y la mezquita otomana.

Palacio de Topkapi

Traducido literalmente al español seria “Palacio de la Puerta de los Cañones”, lo cual se explica por estar situado cerca de una puerta llamada de esa forma.

En el pasado fue el centro administrativo del imperio otomano desde 1495 hasta 1853, su construcción fue demandada por el sultán Mehmed II respetivamente en el año 1495.

La ubicación de este palacio es sumamente especial ya que puede contemplarse el Bósforo, por encontrase sobre el Sarayburnu, entre el Cuerno de Oro y el Mar de Mármara.

Es un conjunto de edificios relativamente pequeños y aglomerados, rodeados por 4 patios. Fueron diseñados bajo los criterios de la arquitectura seglar turca, representando su máximo espécimen.

Bósforo: Es una de las formaciones geográficas más famosas de toda el paisaje turco, que también se le suele llamar estrecho de Estambul, que separa la parte europea de la parte asiática.

Históricamente es el punto álgido de mayor dinamismo, por el simbolismo que lo define, al ser el punto en el planeta donde se produce esta peculiar frontera entre culturas, tan diferentes.

Actualmente, se ofrecen cruceros y recorridos especiales por este estrecho para apreciarlo de primera mano, o simplemente con la perfecta ubicación se pueden contemplar hermosos atardeceres. Percibiendo toda la historia acumulada en ese espacio temporal tan alejado que definió la vida de la gran Constantinopla y que ahora lo hace con su retoño.

¿Otros lugares que visitar?

Por supuesto que todavía faltan sitios a los cuales usted debería acudir y visitar para poder impregnarse de la esencia de esta excelsa urbe. Si quiere desconectar un poco y entrar en un estado de relajación absoluto puede ir a los baños turcos.

Si quiere comprobar de primera mano, la caótica y turbulenta dinámica de la cotidianidad de la ciudad, visite el bazar y aprecie el exotismo de todas especies y alimentos; verduras, frutas, etc.

En fin, las opciones que dispone usted para poder disfrutar de su estadía en Estambul son casi infinitas, con todos los centros y recintos que visitar. Relájese, simplifique su itinerario y déjese guiar por la ola de la historia y cultura del gran retoño de Constantinopla.

Post a Comment